Cambios repetidos de pareja

De pareja en pareja
De etapa en etapa

Un importante número de personas ante sus reiterados “fracasos” de pareja se replantean cual es el problema personal para que ello suceda.
Consideramos que una pareja que acaba significa que esa pareja ha fracasado y no que es un fracaso personal ni mucho menos de vida. Cada pareja tiene su enriquecimiento y con cada una se ha evolucionado. Es cuestión de saber sacar los saldos positivos de ellas.

El replantearse los factores personales para que una pareja fracase es un primer paso de cambio para no repetir formas que ya no van más, que fueron necesarias en su momento y qué, como todo, caduca. Es una producción de psintegra
Lo natural es superar etapas.
El segundo paso hacia ello es rever las propias características que hacen a las rupturas saliendo de la conclusión “lo que pasa es que siempre elijo mal”. Para una relación saludable es necesario la evolución personal y de la relación en conjunto con los cambios que trae aparejado el devenir de la vida. Pasar a parejas superadoras de las anteriores y así enriquecerse cada vez más uno mismo indica un análisis interno profundo y honesto, siempre existen características propias negativas que se acoplan con las características que se rechazan o denigran del otro.

Entre la idealización y la denigración las personas suelen pasarse lamentando o alardeando de haber roto una relación, sin una mirada integradora que permita sostener y fortalecer los aspectos positivos y cambiar los negativos.
Al finalizar una pareja es saludable un tiempo personal de duelo. La angustia, la añoranza mezclada muchas veces con el alivio son sentimientos correspondientes a la ruptura de una pareja importante. Además es necesario un tiempo de reflexión y revisión a fin de que una nueva relación sea justamente nueva y se puedan superar características que llevan a similares formas de relacionamiento en los aspectos menos saludables.
Es una producción de psintegra
Trabajando, con los pacientes, en una revisión histórica de sus parejas vemos que cada una superó la anterior en tal o cual característica, esto marca los cambios de una a otra elección, no obstante cuando las características que pudieron ser cambiadas no son sustanciales nos encontramos con particularidades que suelen llevar a una nueva ruptura. Es notable cómo al rever las condiciones esenciales de las distintas pareja ¡oh sorpresa! nos encontramos con que en lo esencial la naturaleza de cada una se repite, en la medida que se ve que estos factores fundamentales no pudieron ser cambiados por ambos de la pareja se aclara sobre lo acertado de cada ruptura, estas revisiones llevan también a ver las cualidades constructivas y enriquecedoras de cada pareja.   Es una producción de psintegra
En tanto una persona evoluciona y se da su tiempo de crítica y autocrítica para reflexionar sobre lo que no anduvo a fin de cambiar los propios problemas y miserias, una nueva elección supera sustancialmente la anterior, entonces lo soñado al unirse “con esta persona quiero estar toda la vida” es factible. No es magia, don los cambios personales que posibilitan una elección distinta hacia una pareja funcional.
Si esta revisión se hiciese en la pareja al traspasar las crisis (ver en Crisis) es muy posible que se sorteé la separación y se pueda pasar a otra etapa en donde la relación cambia cualitativamente. Si a pesar de ello se desemboca en la separación, este recurso de reflexionar conjuntamente acerca de los problemas que separan derivan en poder tener un saldo positivo de la relación, por lo menos en el sentido de estar claros por donde no hay que seguir caminando, evitando así mismo quedar con el dilema de si con con tal o cual pareja se pudiese haber continuado. Es una producción de psintegra

Una ruptura de pareja no significa un fracaso

Las rupturas de parejas, las parejas que anduvieron mal, las parejas que fueron un desastre. . .
. . . en ninguna, en ninguna de las parejas se ha fracasado, de todas ellas se puede tomar un saldo a favor, a través de todas ellas se puede reconocer fortalezas y debilidades propias, cualquier tipo de pareja posibilita el enriquecimiento personal.
Es una producción de psintegra
La idea de fracasar cuando una pareja acaba es tan errónea como negativa, imposibilita la posibilidad de cambios y evoluciones, esta creencia tiene sus bases, por ejemplo, en:
  • No considerar la necesidad de cambios y desarrollos personales evolutivos por el miedo a que ellos lleven a la separación.
    En tanto se puedan ver cambios positivos personales en el transcurso de una pareja no se siente haber fracasado por su ruptura.
    Tener como centro de interés el que dirán. No poder hacer otra cosa que pensar, sentir, hacer y proyectar en función de la opinión ajena.
  • Las creencia de que los lazos, especialmente los matrimoniales, deben ser eternos.
  • Rigidez.
  • No sacar los saldos positivos de toda experiencia. Es una producción de psintegra

Las ruptura reiteradas de pareja no significa compulsión a la repetición

Sostener esta idea da por sentado que la próxima y todas las que vengan van a ser lo mismo: un deterioro hasta llegar a la ruptura.

Mitos populares y posiciones profesionales explican las repeticiones de rupturas de pareja como tendencia al fracaso o compulsión a la repetición, creencias que dejan a la persona presa de una especie destino que guía su vida sentimental hacia la destrucción de los vínculos, generando así una pesada carga que lleva a la reiteración temida por este mismo convencimiento.
Entendemos que interpretar los aspectos equivalentes de las distintas parejas como compulsión a la repetición derivada del instinto de muerte o tánatos es de un concepto instintivista que inhabilita a usar las cualidades de flexibilidad, creatividad y cambios de los aspectos personales y relacionales, cualidades que tenemos los humanos. Además constituye de una interpretación silvestre (fuera del contexto psicoterapéutico) y salvaje, son además discursos autoritaristas y destructivos. Es una producción de psintegra

Las parejas como fenómeno integral no se repiten, toda experiencia es distinta de las anteriores, se repiten aspectos o características. Cómo ya señalamos, cuando se evoluciona las experiencias nuevas son superadoras, ya sea con la misma pareja o con otra.

Dentro de lo complejo de las relaciones humanas en este fenómeno de repeticiones de parejas vamos a especificar algunas de sus características y causales:
  • En la concepción de que cada persona y cada pareja de una persona son singulares y únicas, a la hora de analizar las distintas parejas hay que tener en cuenta las particularidades de cada una para poder verter una opinión sobre los aspectos coincidentes, como así mismo hay que contar con mucha cautela para determinar sobre que es lo repetido y sus causales. En esto las generalizaciones y opiniones sin el conocimiento necesario constituyen psicologismos que en manos de profesionales del área son proyectiles.

  • En las distintas parejas de una persona hay que discernir entre los parecidos, las diferencias superficiales y las repeticiones de determinados aspectos determinantes.

    Por ejemplo:
    - Ana afirma que su nueva pareja a diferencia de las anteriores no es agresiva, profundizando en la cotidianeidad sale a la luz un sinnúmero de agresiones encubiertas, de agresiones psicológicas. . . de distintos tipos de agresiones. Si bien ahora no hay violencia abierta Ana está nuevamente y en forma imperceptible por ella ocupando el lugar de la víctima.
    - Diego determina a través de algunos años de verificación que esta pareja a diferencia de la otra no lo engaña, ella sí es fiel; bien, viendo a fondo el tipo de relaciones de esta pareja vemos que Dora mantiene coaliciones (en perjuicio de él) con padres e hijos, constituyendo esto un engaño tan nocivo para la pareja como la infidelidad sexual. Es decir en lo profundo Diego sigue complementándose con quienes van a traicionarlo.
    Es una producción de psintegra
    Es indicado llegar al conocimiento de cuales son las regularidades que se dan en los fenómenos repetidos y parecidos de cada pareja, a partir de allí se puede llegar a las causales perturbantes que la persona tiene a resolver todavía. Análisis que lleva a evaluar también los aspectos negativos que superó en cada cambio.
    En cada relación se ven cambios al menos cuantitativos, los que van dar origen a cambios cualitativos en una misma pareja o en la persona a través de sus distintas parejas, para ello hace falta trabajar en forma dialéctica con las particularidades concretas y reales de cada persona.
    Es una producción de psintegra
    En este punto hay que aclarar que como nada permanece igual a si mismo si los cambios no son del modo de evolución o avance son de deterioro. Esto indica que al formar otra pareja si no se dan cambios favorables, lejos de repetirse, se dará el cambio hacia una relación cada vez más dañina.

  • Cuando similitudes y repeticiones son deteriorantes se involuciona a través de las distinta pareja o dentro de la misma en forma persistente y tenaz, en estos casos es habitual que cada persona de la pareja se complemente con la otra en un sentido de vida cuyos caminos que tiene que seguir así indefinidamente.
    Por ejemplo si en las distintas pareja se da siempre la dupla sometedor-sometido y a pesar de los intentos de cambio este tipo de relación sigue en pie con una fachada u otra hay que ir investigando en esos caminos de vida que se presentan como si fuesen forzosos para cada uno, caminos que son marcados y fortalecidos desde la infancia.

  • La coexistencia de la “búsqueda” del cambio y la idea de que lo que se tiene que cambiar son tendencias al fracaso (en el sentido de pulsión de muerte) es un contrasentido, deja a la persona inmersa en la creencia de que porta factores que no puede manejar y al querer cambiarlo produce en forma creciente el fenómeno temido.
    Entendemos que caminos de vida internalizados activamente desde la infancia se van reforzando hasta el presente, fortaleciendo de este modo las creencias fatalistas. Todo este engranaje lejos de apoyar el cambio logran a modo de profecías autocumplidoras que cada nueva experiencia lleve consigo el germen del sufrimiento, el deterioro y diversos síntomas. Fenómenos que al ser aprendidos son factibles de modificaciones.  Es una producción de psintegra

  • En la reincidencia constante de rupturas de parejas suelen verse el fantasma de la soledad o los rasgos dependientes que llevan a constituir la pareja nueva inmediatamente después de finalizar la anterior, sin dar paso a las reflexiones e introspecciones que permiten la superación a partir de la experiencia adquirida.

  • El poner afuera todo lo problemático, todos los errores, todas las equivocaciones logra siempre más de lo mismo, en este caso volver a constituir nuevas parejas con las mismas falencias, cada vez más acrecentadas. Esta características de ver en el otro lo que no se quiere ver en uno pueden darse por gran autoexigencia, por ilusión de omnipotencia u otras. Es una producción de psintegra

  • Estilos de pareja que se aprendieron desde el nacimiento, fijadas en lo que denominamos Inconsciente Directo de tal forma que a pesar de lo propuesto conscientemente determinan un tipo de relacionamiento distinto al esperado. Fenómenos que no ocurren por ninguna fuerza extraña a la propia historia de cada uno, es decir no son instintivos. Tampoco constituye una necesidad de repetición, aclarado nuevamente que las relaciones no pueden repetirse, menos aun si son tomadas de modelos, son estilos de pareja que se actualizan de acuerdo a la forma y potencia en que fueron adquiridas, por el particular encadenando en el trascurso de la vida de cada uno y por el exclusivo acoplamiento que de todo ello se hace al formar la pareja. Es una producción de psintegra

  • En la pareja la compleja particularidad personal de cada uno se va a conjugar con la otra persona de modo tal que desde el comienzo van a complementarse las características positivas y negativas de ambos, las particularidades personales y de la pareja también dependen del tipo de historia conjunta hasta cada momento y de los intercambios con los grupos de pertenencia compartidos y personales.

    En cada persona convergen múltiples factores. Esta es una característica más de los fenómenos psíquicos: no se pueden explicar linealmente, son multideterminados. Es una producción de psintegra
    Una vez más alertamos de leer sobre ellos en una forma crítica que tenga que ver con analizar el grado de seriedad que tienen las exposiciones emitidas en los diferentes medios de comunicación en un mundo globalizado en donde la psicología parece ser patrimonio de todo el mundo o bien de ligeras interpretaciones salidas de la galera.
El camino de la psicoterapia no es tan largo como se supone, herramientas que tengan que ver con considerar cada problemática como única y en forma integradora y dialéctica hace que no nos quedemos anclados es la búsqueda de subterfugios fantasmales e inexistentes. Es una producción de psintegra
Psicología Integradora
Equipo multidisciplinario
Capital de Argentina
4632-0441
Secretaría: de 16 a 20 hs.
Intercambios sobre el tema: foro de pareja