- La autoestima

AUTOESTIMA, Cimiento de la confianza que no se puede fingir.

autoestima Desde el “conócete a ti mismo” de Sócrates  del Siglo V, grabado en el frente del templo de Apolos en la ciudad de Delfos y  hasta la actualidad, la definimos como la imagen de si mismo.

 Qué ve la persona cuando se mira a si misma ? Te gusta quien eres ?

Qué mascaras usamos para protegernos ?

Descubrir quien soy mirándome sin miedo al espejo.


“Conócete a ti mismo”: idea de la brecha existente entre lo que somos (el real), lo que queremos ser (el ideal) y lo que creemos ser (el percibido), las distancias entre cada uno determinan nuestra autoestima.
La imagen de sí: es la representación interna que nos hacemos de nosotros, y define como nos vemos y pensamos que nos ven los otros, y lo que la persona ve cuando se mira a sí misma, determinará e indicará su camino.
En 1902 Charles Cooley conceptúa en la Teoría del yo espejo: las personas construyen su imagen interna como resultado del reflejo que nos devuelve el entorno.
Abraham Maslow principal exponente de la psicología Humanista asevera que la motivación para aprender y crecer está relacionada con la autoestima.
La interpretación de hechos infantiles determinan nuestras emociones  y no los hechos en si mismos, y crean una imagen de sí (positiva o negativa), en la interacción con los padres dependiendo de qué y cómo se dice la palabra expresada y del peso que esta tiene en el otro . Debemos centrarnos frente a los niños no criticando o alabándolos en demasía, sino en el accionar de ellos, no es lo mismo expresar: sos malo ¡!, a decir: has hecho algo que está mal, tampoco que siempre son geniales, sino que han hecho algo genial, porque estaríamos creando una alta exigencia difícil en general de satisfacer con su consecuente frustración ante la comparación de una vara muy alta en la que nos miramos. Una autoestima baja es poco saludable como una muy alta.
Solo el propio sentido de autovaloración marca como se siente una persona.
Tener fama, dinero, logros materiales o intelectuales no aseguran una alta autoestima estando relacionado al nivel de satisfacción con uno mismo. El sentimiento de auto valoración impacta en todos los ordenes de la vida, en la elección de pareja, en el estudio, trabajo, en amistades, en nuestra forma de relacionarnos.
Una de las necesidades mas importantes del ser humano, es la de sentirse “aceptado”
Tenemos tres espejos donde mirarnos: 1- nuestros padres, 2- nuestros maestros y 3- nuestros pares Nuestro Icc. necesita confirmar constantemente la imagen que tenemos de nosotros, por ello a veces resulta difícil actuar mas allá de la visión de quien es uno mismo.
Si una persona tiene una imagen muy empobrecida de sí, repite relaciones dolorosas que la harán sufrir. Cuando se encuentran con personas que las tratan bien , hacen todo lo posible (inconscientemente) para estropear la relación, auto boicoteándose, extendiéndose a todos los aspectos de la vida.
La baja autoestima aparece cuando uno se cuestiona todo lo que hace, confirma sus creencias negativas sobre si mismos, restando importancia a sus alegrías y logros, potenciando sus miserias, obsesionado con la idea de no estar a la altura de los demás.
En la cultura occidental judeo-cristiana, uno adquiere la idea de que la autoestima es sentirse especial, y allí comienzan los problemas…, siempre nos comparamos con lo mejor y peor de nosotros. Reconocernos y aceptarnos nos conecta con los otros (todos fallamos)

La autoestima no es narcisismo

Un error común consiste en pensar que el amor a uno mismo es equivalente al narcisismo. Sin embargo, este es un síntoma de baja autoestima, lo cual significa desamor por uno mismo. Una persona con una autoestima saludable se acepta y ama a sí misma incondicionalmente. Conoce sus virtudes, pero también sus defectos. A pesar de ello, es capaz de aceptar tanto las virtudes como los defectos y vivir amándose a sí misma. Por el contrario, una persona narcisista no es capaz de conocer y/o aceptar sus defectos, que siempre trata de ocultar, al tiempo que intenta amplificar sus virtudes ante los demás para, en el fondo, tratar de convencerse a sí misma de que es una persona de valor y tratar de dejar de sentirse culpable por sus defectos.

Qué mascaras usamos para protegernos ?. Cuando la imagen de uno está dañada al crecer puede que la ocultemos bajo mascaras de diferentes formas: - desde una extrema modestia hasta la pedantería mas escandalosa, o la de  Sr. Perfecto, o arrogantes o prepotentes.
Síndrome del todopoderoso: personas muy heridas que intentan ocultarlas disimulando conductas obsesivas donde suelen alojarse mucho rencor y desamor.
Síndrome del barril sin fondo: Cuando el vacío interno es muy grande y exige permanentemente ser llenado con algo: posiciones, trabajo constante, logros, proezas, éxitos, pero como toda adicción nunca alcanzan.
Todo va a parar a un saco roto: la imagen de sí mismo y sentimientos muy narcisistas o egocéntricos como señales de baja autoestima.
Técnicas de afirmación:
Hay que tener mucho cuidado con su utilización , considerando y evaluando la brecha entre donde esta la persona y donde le gustaría estar, la distancia entre sus pensamientos negativos y positivos.
Al realizar las afirmaciones y al no lograr luego resultados se potencia el fracaso.
Tenemos que bajar nuestro ideal y elevar  nuestra propia imagen., porque al ser muy grande la brecha ocasiona rencor hacia nosotros mismos y envidia hacia los demás.
No enfocar la energía y atención en uno mismo, desviándola fuera de nosotros, nos alivia.
Estas personas deberían iniciar un tratamiento terapéutico para reacomodar su imagen revalorizando sus aspectos positivos.
Descubrir quien soy mirándome sin miedo al espejo: debemos aceptarnos con nuestras propias luces y sombras, cuando entendemos que somos únicos, dejamos de compararnos con los demás, dejo de querer ser otro y comienzo a descubrirme en quien soy yo. Poder descartar lo inapropiado, posibilita transformar nuestra capacidad de modificar, aprendiendo a querernos y a potenciar las áreas donde están nuestras fortalezas y en las que están nuestras necesidades de mejorar.

Lic. Carlos Tryskier
www.psicarlostryskier.com.ar