Prevención de Afecciones Neurológicas

 
Afecciones del Sistema Nervioso Central,
tal como los Accidentes CerebroVasculares
Objetivos: mínimas idea de signos y ejercitaciones
a fin de favorecer la prevención o tratamiento
de estas enfermedades.
 
Si bien en la 3º edad es más factible este tipo de episodios se pueden dar en cualquier edad.
En primer lugar es primordial acudir a la consulta rápida y de emergencia en presencia de síntomas que den idea de peligro y mantener los tratamientos médicos adecuados.
Es de suma importancia que las personas que estén alrededor puedan ver y actuar rápidamente para diferenciar una situación común de una incipiente enfermedad del Sistema Nervioso Central.
Captar lo mas temprano posible un episodio de este tipo y con ello poder acudir a la asistencia médica precozmente cambia totalmente el pronóstico. 

  • Identificar debilidad de los músculos y problemas en el habla es lo primero que se hace.
    Para captar estas deficiencias hay que ver que la persona pueda:
    • Caminar sin mirar para abajo.
    • Sonreír.
    • Levantar ambos brazos.
    • Hilvanar una oración, un pensamiento.
    • Mantener el equilibrio levantando un pie.
    • Mover con la habitual agilidad ambos lados del cuerpo.
    • Ver como siempre con ambos ojos.
    • Hablar como siempre.
    • Sentir el tacto y dolor ante un pellizco.
    • Como así también la aparición de vértigo o una severa cefalea no usual en la persona.
    • La rigidez, falta de movilidad y dureza en músculos.

Cualquiera de estos signos que se presente en forma abrupta y sin que cualquiera de ellos sea ya una problemática ubicada, o ante cualquier otro malestar que se lo ubica como peligroso, hay que acudir a una emergencia médica. 
PARA RECUPERAR Y MANTENER LA MEMORIA
Nuestro cerebro cuenta con una plasticidad aún poco conocida, son impresionantes los nuevos descubrimientos sobre las posibilidades de recuperación de cualquier daño ocasionado por una de estas enfermedades u otras como ser el Alzheimerm como así también la pérdida de memoria por el paso del tiempo o situaciones estresantes, traumáticas o altamente impactantes (este diagnóstico diferencial tiene que hacerlo el profesional adecuado).

  • Ejercitar y fortalecer a la memoria, el cerebro como lo hacemos con un músculo del cuerpo es un buen camino.
    Ejercicios muy útiles en este sentido:
  • Utilizar la mano no dominante.
    Usar la otra mano para tareas diarias: lavarse los dientes, abrir la pasta, peinarse, aplicar el maquillaje, vestirse, abotonarse, etcétera.
    Cambiar de mano para escribir. Si se es diestro escribir o más bien tratar de escribir haciéndolo cada vez mejor con la izquierda, si se es zurdo con la derecha.
    Así trabaja el lado opuesto del cerebro, el cual, en estas, tareas permanece inactivo.
  • Realizar actividades con los ojos cerrados, mientras ello no sea peligroso.
    Ubicar, así, los distintos elementos y objetos y las diferencia en los estímulos.
    Como ser:
    • Encontrar las llaves del agua y distinguir distintas temperaturas al cambiar la temperatura del agua mediante ellas.
    • Buscar los distintos objetos sabiendo que se busca y percibir la diferente textura.
    • Buscar distintas botellitas, frasquitos y potecitos en el baño o cocina, abrirlo y diferenciar sus olores.
    • En una mesa servida buscar los alimentos y diferenciar el sabor.
    • Pasar de una zona de la casa a otra y percibir distintos grados de luminosidad.
  • Leer en voz alta con un compañero.
    Alternando el papel de lector y receptor.
    Cuando leemos en voz alta o escuchamos la lectura, utilizamos diferentes circuitos, que al leer en silencio.
  • Enumeración de cosas en ambos sentidos.
    Enumerar un conjunto de cosas, por ejemplo: perro - pájaro - gato y luego en sentido contrario: gato - pájaro - perro.
    Ir en crecimiento de complejidad, ir aumentando la cantidad de cosas, la diversidad de las mismas, incluir los tres reinos (animal, vegetal y mineral) y luego de ideas, y luego mezcla de elementos materiales e ideales. Partiendo de un nivel que para la persona no sea ni muy fácil ni demasiado difícil, es decir un nivel adecuado.
  • Realización de tareas.
    Hacer un listado de 7 u 8 tareas y realizarlas en la secuencia indicada partiendo de dos o más tareas.
  • Juegos de mesa.
    Hay muchos, como “Memotex”, “Sopa de Letras”, “Escrabel”.
  • Juegos solitarios.
    El “Sudoku” es un ejemplo tipo.
  • Cambiar el camino.
    Ir siempre por distintos caminos para llegar a donde sea.
    Disfrutar con estos cambios los cambios de olores, paisajes, colores, sonidos. Prestar atención al sonido de los pájaros, de las hojas secas, de los murmullos y a toda percepción distinta.
  • Identificar monedas.
    Colocando en un recipiente varias monedas diferentes. En un lugar como el coche mientras está ocioso o bien como acompañanter, con los dedos identificar el valor de cada una.
  • Cambiar arbitrariamente de lugar las cosas.
    De todos los sitios, de la casa y el trabajo, que se usan habitualmente.
    Así se activan diferentes zonas del cerebro.
  • Aprender nuevas actividades.
    Artística, caseras como cocina o jardinería, o la que más guste que impliquen utilizar varios sentidos a la vez.
  • Táparse un ojo.
    Para hacer una tarea habitual. Se pierde la percepción de profundidad, por lo que el cerebro tendrá que confiarse de otras vías.
  • Cambiar, cambiar y cambiar.
    Cualquier cosa que se torna rutinaria desde que uno se levanta, hacerla diferente, cambiar la secuencia de la rutina, cambiar la vereda por donde se va siempre, cambiar los horarios que se pueden cambiar, cambiar lo que se hace apenas se llega a casa...
    Lo nuevo estimula el cerebro, se crean nuevas rutas neuronales y se fortalecen las sinapsis. Lo nuevo y que implique movimiento de muchos sentidos, actividades que no sean pasivas como la TV, recibir masajes o escuchar música... es lo indicado para este tipo de ejercitaciones.
  • Sorprenderse.
    En todo espacio y tiempo hay múltiples cosas que no se ven habitualmente, si prestamos atención a todo nuestro alrededor vamos a captar bellezas y curiosidades que pasaban desapercibidas.
  • Divertirse.
    No faltan oportunidades, divertirse de la vida, de uno mismo, de todo lo que se pueda.
    El juego y la risa son condimentos necesarios para aumentar la calidad de vida y reponerse de cualquier malestar o enfermedad.

Todo tiene que ser complementado con dieta alimentaria, actividad física, tareas de dispersión e inserción social.
Consultar con los especialistas si esto aún no está indicado.
 
Psicología Integradora
Equipo multidisciplinario
Capital de Argentina
4632-0441
Horario de secretaría: 16 a 20.

Preguntas, sugerencias e intercambios en foros